0 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 5 (0 votos, promedio: 0,00 de 5)
Necesitas estar registrado para votar.
Loading...

Mi adorado amor, mi amor…
Solo cuando las luciérnagas levantan el vuelo y dejan la tierra atrás, levanto la mirada al cielo y descubro el firmamento estrellado brillar. Solo entonces separo mi rostro de ti… solo entonces dejo de mirarte… desde que te conocí.
Para cuando vuelvo mi mirada a ti, mi alma sufre un vuelco que hace conmoverme y siento que soy afortunada, doy gracias a los dioses, al cielo o a quien haya guiado tus pasos hacia mí… esta noche de frio glacial tú ardes para mí…
Veo las estrellas asomar curiosas, hasta los ángeles paran sus quehaceres para mirar y es que el mundo se ha detenido justo aquí… tan solo un segundo, un solo segundo el universo entero parado ante nosotros, solo para hacer que estemos juntos los dos… se confabularon todos en el universo para que
yo pudiera estar aquí para mirarte y saber que tú eres sólo para mí…
Y grito al mundo que tus ojos son un espejo para mi… al fin me veo entre tanta oscuridad… Mi reflejo siempre engañoso me revela al fin la unica verdad que nadie puede negar y es que mis ojos verdes te llenan de una inimaginable felicidad.
Por un momento rozamos nuestra piel y en mitad de tanta soledad hayamos un oasis de calor… mi cuerpo se estremece ante tu tacto calido, pasional y solo puedo suspirar llena de una inconmensurable exaltación y es que eres todo cuanto deseo, todo cuanto pude esperar de este mundo despiadado… todo lo que una vez pude soñar… hoy se ha hecho realidad. En este mundo hecho de hielo, nosotros no sufriremos más… nosotros desde ese momento vivimos en el centro de un huracán, tú viento y yo fuego… y en tus brazos pura tempestad…
Somos elementos imposibles de aplacar… tú eres el alimento para mi alma y yo devoro tu piel con total deleite… solo puedo esperar no consumirte hasta el fin, no arder sin control y hacerte desaparecer entre mis brazos en un abrazo de ardiente pasión… tan solo sé que sin ti no puedo existir… sabes que solo tu ausencia puede extinguir mi fuego… hasta hacer
de él solo un recuerdo… solo delicada templanza en tu ser…
Y sin mí, sientes que tu vida, es solo un segundo más en completa soledad entre tanta inmensidad y es que no importa donde esté… yo te hago vibrar, encenderte, sentir el mundo llenando todos los poros de tu piel, arrastrándote hasta el deseo más pesado para el corazón, el que te hace ver la certeza en todo lo que conoces, de que solo yo existo aquí por ti y para ti, para tu alma…
Sabes que es innegable esto que sentimos los dos y caes en mi interior con la grandiosidad de un tornado… aire abultado por mi calor… tocado como solo los ángeles tocan y con ese tacto nos unimos los dos… una conexión para siempre, que nos advierte de que solo hay un segundo de imparable pasión y entre tanta locura tus labios me llaman y yo voy… me besas, nuestros labios se entrelazan en un carnoso y sabroso deguste de nuestra piel, sientes al fin mi calor en tu lengua y la humedad nos hace anhelar los cuerpos con mayor intensidad y es que sabes que con tan solo un beso hallarás tu perdición y te tendré hasta el fin de tus días… Pero tranquilo amor, que hasta el fin del mundo te seguiré yo…
Y es que eres… lo que yo siempre anhelé, te siento como guardián de mis secretos que jamás rebelé y sabes que mi alma guardará la verdad, que jamás podré vivir sin tu luz, en este mundo incierto tú eres mi farol, alumbrando el camino desde tierra segura… porque me guías y me alimentas con tu inconmensurable ser para calmar mi sed.
Marchamos por la vida juntos al fin y nos hayamos aquí los dos… nos miramos a los ojos y sentimos que nos conocemos desde antes de los tiempos… tú que sientes que mi picara sonrisa te hacia soñar antes incluso de verla asomar en mi rostro, que todo mi ser te era familiar y tú mirada me hace sentir que he llegado al fin a mi hogar… si hay algo que puedo yo atestiguar es que esta no es nuestra primera vida juntos y ni la ultima en la que volveremos a estar, ahora que volvemos a sentirnos y guiados por el instinto, hacemos el amor en la playas blancas que bañan nuestro mar… te siento dentro y muerdo mis doloridos labios para no gritar, sabes que esto es solo el comienzo, que esto puede estallar… y llenarnos, pervertirnos hasta perdernos en el deseo imperioso de devorarnos, meternos el uno al otro bajo la piel… torturados por el deseo…
Y el destino hizo su aparición, tan solo un oasis entre tanta soledad, yo tiemblo ante ti y solo puedo dar gracia a los dioses, más de lo que jamás pude ni rogar… tan solo un beso me liberará y arderás… y yo te colmaré, llenaré nuestra soledad… juntos, los dos….
Tan solo hasta el final de los tiempos, existira nuestro imperecedero amor, nuestro amor, que estaba escrito en el libro de los sueños… el amor juró nuestra unión y aquí estamos para cumplir los designios de la caprichosa fantasía del amor… extenuados bajo el mágico manto de estrellas, sentimos nuestro propio renacer bajo la mirada atenta de unos caprichosos dioses, que manejan nuestra vida sin piedad… sin perdón.
Unidos nuestros cuerpos como uno solo, en el marco de la noche… solo dos siluetas bajo la luz de la ventana y aun así tus ojos brillan tan intensamente que me desgarran el alma… esta noche no solo te amaré como nunca te han amado… sino que te entregaré mi alma… ámame, pues yo te amo ya… con cuerpo, alma y corazón…

Imagen de perfil de Igraine Cubillana
Imagen de perfil de Igraine Cubillana

Últimos Retales de Igraine Cubillana (Ver todo)