0 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 5 (0 votos, promedio: 0,00 de 5)
Necesitas estar registrado para votar.
Loading...

Había una posibilidad entre mil millones de acertar, de seguir adelante, de poder con esto y con todo. Yo hubiese apostado por ella, es más, lo hice.

Lo más impactante es que esto empezó como un juego y, en fin, lo que se empieza jugando acaba gustando. Y es que, tú, contigo, sin ti. De ti. Hasta las trancas. Esta vez sabes a la mentira que me refiero. Esa que ha provocado la inaudita sensación de… de subir y bajar, de flotar, de soñar, de imaginar, de no dormir, de empalmar día tras otro estudiando para poder esperarte, pero de no querer quererte. Una especie de re-caída. Contigo. Otra vez. La misma historia de siempre, con el mismo final: perder todo lo que había de por medio, hacernos daño, alejarnos más y acercarnos menos, independientemente del espacio, del tiempo y del lugar.